La Confederación Sindical Internacional (CSI) está conmocionada por la toma de poder por parte de los militares en Myanmar y hará todo lo que esté en su poder para impedir que tenga éxito el golpe de Estado, lograr la liberación de las personas detenidas y poner fin a la violencia y el hostigamiento que está sufriendo la población del país.

Los perpetradores del golpe deben quedar expuestos y aislados, y sindicatos del mundo entero planean realizar acciones de solidaridad a las 20:00 (hora de Myanmar) el 11 de febrero, coincidiendo con las ‘caceroladas’ de protesta convocadas por la población de Myanmar.

Sharan Burrow, secretaria general de la CSI, declaró: “Pedimos a todos los Gobiernos permanecer juntos y no reconocer o contemporizar con el golpe militar.

“El puesto ocupado por Myanmar en Naciones Unidas debería quedar vacante, y el Consejo de Seguridad de la ONU ha de tomar medidas, además de convocarse una sesión especial del Consejo de Derechos Humanos de la ONU.

“La Asociación de Países del Asia del Sudeste (ASEAN) debe actuar haciendo honor a los compromisos con la democracia y los derechos humanos consagrados en su Carta. Como un primer paso, habría que establecer sanciones a los líderes militares, incluyendo sanciones financieras inmediatas dirigidas a sus intereses comerciales.

“Todos los Gobiernos tienen que controlar las cadenas de suministros de compañías gestionadas por los militares con objeto de garantizar la plena y completa aplicación de dichas sanciones.

“Por supuesto, cualquier cooperación militar con Myanmar ha de cesar de inmediato, imponiéndose una prohibición a las exportaciones de armamento al país. Todas las firmas empleadas por los militares de Myanmar han de quedar expuestas y obligarlas a rendir cuentas.

“Es necesario brindar apoyo y asistencia de manera inmediata a todas las personas refugiadas que huyen de la persecución a manos del ejército de Myanmar, y proteger al personal diplomático en países extranjeros.

“Las empresas internacionales deberían brindar apoyo a los trabajadores/as ahí donde se restrinjan operaciones, además de aportar apoyo y protección a quienes protestan por el golpe de Estado.

“Nos solidarizamos con los trabajadores y trabajadoras y toda la población de Myanmar, además de rendir tributo a la valerosa gente trabajadora que está emprendiendo acciones para rechazar la toma de poder por parte de los militares. “Tras 30 años de dictadura militar, nos comprometemos a permanecer unidos con la población de Myanmar para garantizar que la voluntad popular sea respetada y que las personas que han sido elegidas democráticamente puedan formar un Gobierno legítimo.”

Leer este artículo en línea

La Confederación Sindical Internacional (CSI) representa a 200 millones de trabajadores y trabajadoras en 332 organizaciones afiliadas nacionales en 163 países y territorios.

Para más información, contacte el Departamento de Prensa de la CSI llamando al +32 2 224 02 53 o escribiendo a press@ituc-csi.org

Hacer clic aquí para cancelar la suscripción

ITUC – CSI – IGBBoulevard du Roi Albert II, 5 B – 1210 Brussels

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato.

error: Content is protected !!